Arcángel Rafael

Su Nombre significa

En hebreo Rapha (Curar); 'Él (Dios);

"El Resplandor que cura", Rafael tiene muchos títulos:

Ángel de la Ciencia, Guardián de los ángeles,
Ángel de la Compasión y. Ángel del Bautismo,
 también se le conoce con el nombre de Asarías.

 

 

 

Es el encargado de curar la Tierra y a través de ella ofrece un hogar a los seres humanos a quienes también cura de sus enfermedades; por lo tanto es quien vela por el cuidado de los sistemas ecológicos.

Es el Arcángel que le pedimos para sanar nuestro Cuerpo y nuestra Alma o el de otra persona.
En el libro de Tobías en el Antiguo Testamento el Arcángel Rafael es quién curó a Tobías padre, liberó a Sara de sus angustias y fue compañero del joven Tobías durante su largo viaje, enseñándole como curar la ceguera de su padre.

Cuando Rafael aparece en tu vida ha llegado el momento de sanarte de esas viejas heridas que no se ven y te hacen llorar el alma. Esas heridas que a veces queremos hacer pasar desapercibidas, ignorándolas o negándolas, heridas que vienen a nosotros para purificarnos y hacernos crecer, quien las niega se sacrifica inconscientemente . Cuando las personas se sienten victimas le están dando el poder a lo que el o ella crea el victimario sin darse cuenta que es la persona misma quien esta allí por que no reclama su poder. Muchas veces para salir de esa situación o situaciones hace falta una sanación en nuestro corazón y mucho mas en recobrar el alma rota . Es cuando entonces necesitamos al Arcángel Rafael para sanar nuestro cuerpo y nuestra alma , recobrando nuestro poder y saliendo adelante con toda nuestra fuerza espiritual para vivir la experiencias que estamos escogiendo vivir .
 

Si sientes que tu misión esta en el campo de la sanación Invoca a Rafael para trabajar en todo tipo de sanaciones, sean estas internas o externas y pidele que te enseñe el camino de la sanación.

Su emanación de Luz es el rayo color Verde. Guardián del Este y su elemento es el aire. A la derecha esta la imagen de su sigilo y sello sagrado.

A Rafael se le representa con un cayado en la mano y un pez en la otra como símbolo de su odisea con Tobías. En alguna de sus imágenes o presentaciones lleva en sus manos un frasco con un bálsamo, una espada y una fecha bien afilada.

En el Cristianismo: De él se ha dicho que es "una de las cuatro Presencias puestas por encima de todas las enfermedades y de todas las heridas de los hijos de los hombres" (Enoch).

El fundamento escrito más común de esta creencia es la historia de Tobías (cuyo libro la Reforma es considerado apócrifo por el Vaticano)

Se dice que le dio a Noé un libro médico que contenía la cura para todas las enfermedades. Es el encargado de sanar la tierra y a todos los humanos. Curación y clemencia: envía rayos espirituales a los hospitales, instituciones y moradas, lugares que precisan sus rayos curativos

Para la astrología: Es el protector de los signos astrológicos Virgo y Géminis, ya que ambos signos están regidos por el planeta Mercurio. Su elemento es el aire.

Los espiritualistas afirman: que es el gobernante de Mercurio y su embajador planetario en la tierra. Tiene la capacidad de sanar cualquier enfermedad a los humanos. Tanto físico como mental. (ya que es el embajador de Mercurio - La mente esta regida por este planeta)

Los estudiosos Judíos: dicen de Rafael que es uno de los guardianes ó Grigori, que tienen una continua vigilia sobre las puertas del cielo y también que es uno de los guías en Sheol, donde según los judíos van las almas cuando el cuerpo muere. Es uno de los cuatro grandes príncipes que están frente al Trono de Dios y según fuentes rabínicas, uno de los tres ángeles que visitaron a Abraham; los otros son Miguel y Gabriel. Se le conoce como el ángel de la simpatía, ya que siempre esta risueño y en el Árbol de la Vida; es el ángel del octavo Sephirarh, Hot "Gloria".

En el Zohar (libro judío del esplendor) se dice que es el "encargado de curar la tierra, la tierra que brinda un lugar al hombre, al que también cura sus enfermedades". Custodia el Este y debe ser invocado mirando hacia allí.

Para los metafísicos: Rafael pertenece al rayo verde (verdad, curación, consagración, concentración). Rafael es el ángel de la alborada, regente del segundo cielo y uno de los príncipes regentes de los Querubines y de los Arcángeles y jefe del coro de las virtudes. Pertenece a cuatro de los coros angelicales: los Serafines, los Querubines, las Dominaciones y los Poderes. Su nombre es de origen caldeo y originalmente era Labial. Se le invoca o agradece Los días miércoles con vela amarilla, Los jueves vela verde para salud.



 

  Copyright© 2005-2014 Dimensión Angelical Designed, arts and images by Maria & Juan Sedano